jueves, 26 de febrero de 2015

San Nicolás casi esquina 9 de julio

Lo vi en uno de mis paseos y no pude dejar de sacarle una foto. Me asombró por su cálida aberración hacia todo lo arquitectónico. ¡¡Por lo menos escondan la viga!!


¡Plus! Según Google Street View, fue un cambio del año pasado. Así estaba antes; ya recordaba yo haber visto la fachada como se debe. La ventana ya estaba tapiada, al menos de manera prolija.

viernes, 20 de febrero de 2015

Casa en Entre Ríos al 400

Este edificio no existe más.

Lo veía asiduamente ya que frecuento la zona. Estaba lindero al Tribunal Federales de Rosario, localizado por Entre Ríos, entre las calles Tucumán y Urquiza.

La verdad es que, exteriormente, se la veía algo baqueteado. Había grafitis sobre causas judiciales, carteles políticos, etc. Un papel curbía un pedazo de vidrio roto en la puerta de entrada. No parecía que alguien viviera ahí, aunque tal vez lo hacía y no tenía recursos para darle una lavada de cara al edificio. Sin embargo, todo lo referente a la mampostería estaba en buenas condiciones, incluyendo las ventanas, rejas y otras cosas.

Hace un tiempo, como tantas otras veces, pasé por esa cuadra y la vi cubierta con esa mortaja con la que cubren a las casas cuando van a morir. Y no pude dejar de lamentarme, porque había sido una compañera de mi visita a esa zona de la ciudad desde hace años, un lugar donde reposar la vista.

Creo que en el fondo sabía que tenía los años contados, porque estaba en una zona bastante buena de la ciudad, y junto a muchos edificios que llaman al público.

Saqué estas fotos en un día de lluvia, y con el celular, así que lamento la calidad. De todas maneras ya no había mucho para ver.

Varios meses después, pasé mi novia, la otra autora de este blog, por ese mismo lugar y vi que la demolición estaba ya terminada. Sólo quedaba un montón de barro en la vereda y los carteles publicitarios.

Supongo que tendré que acostumbrarme a ver otros edificios de la zona. Pero de todas maneras dejo esto aquí para recordarlo, gracias a este servicio de Google que no podría haber llegado en mejor momento.




lunes, 2 de febrero de 2015

Fachada alterada en Callao casi Santa Fe

A veces hay que agregarle algo a una casa: una ventana, una puerta, un balcón. O hay que cambiarlo de lugar, vaya uno a saber. Se lo puede hacer bien o se lo puede hacer mal.

El caso de esta casa es debatible. Me quedé mirándola largo rato cuando la descubrí, hace muchos meses (ya ni recuerdo la fecha, ni encuentro los archivos originales de las fotos...). Como puede verse, en ese momento se estaban terminando las refacciones en la casa.

Lo cierto es que no es la primera vez que veo que, al reemplazar una puerta muy alta, típica de las casas antiguas, extienden la pared, cegando parte de la misma. Lo que tengo que reclamar, tal vez, es la falta de sutileza.

Algo similar pasa con la puerta añadida bajo la moldura, junto a la ventana. Allí no había una puerta. Se nota cómo se cortó la pared y el decorado horizontal.

¿Cuál es el problema? Que ni siquiera pintaron lo añadido para semejar el color de la fachada original. Pasé por allí varias veces después, incluso recientemente, y todo sigue igual.

Los dejo con dos fotos más de cerca, donde puede verse claramente más detalles, incluyendo el balcón perdido por el tiempo.





A pesar de todo esto, no puedo clasificarlo como un fallo, y por eso no está en esa categoría. Creo que es algo menor, que se puede solucionar fácilmente; lo mismo con respecto a cubrir los ladrillos junto a la puerta con algo de revoque.